jueves, 21 de mayo de 2009

Unidos para ayudar a la Escuela Rural “Madre Patria”, de Entre Ríos



Un llamado de auxilio nos llevó a Entre Ríos. El Cro. Walter Cáceres, Secretario General de UATRE - Seccional 501 – Concordia - Entre Ríos, nos pidió ayuda para la Escuela Rural Nº 22 “Madre Patria”, de Colonia Yeruá, Provincia de Entre Ríos. Hace un tiempo, nos había informado que en ese establecimiento, al que concurren aproximadamente 230 alumnos de bajos recursos e hijos de trabajadores rurales, había carencias de todo tipo, y nos pusimos en marcha para ayudar a la escuela.

Fue así que el pasado 13 de mayo, el Secretario de Acción Social de OSPRERA, Cro: Rubén Benítez, llevó personalmente a “Madre Patria” una importante donación que incluyó manuales escolares, enciclopedias, diccionarios, útiles, libros de cuentos para niños y adolescentes, un pizarrón, ropa de abrigo, calzado, mochilas y juguetes.

Nos recibieron la directora, Liliana Beatriz Medina, docentes y alumnos, que esperaban en el patio de la escuela con gran expectativa, y que agradecieron con alegría a todas las generosas manos que los ayudaron.

Para reunir los bienes que llevamos, nos contactamos con la Fundación del Diario La Nación y con el Presidente de la FUNDATRE (Fundación Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores), Cro. Roberto Petrochi, y colaboraron con nosotros la Agrupación “Mirada Solidaria” y la Secretaría de Acción Social de OSPRERA. Unidos, logramos llegar a más de 230 familias entrerrianas cuyos hijos, hoy, cuentan con mejores condiciones para estudiar. ¡Gracias a todos!

miércoles, 13 de mayo de 2009

Visitamos la Escuela Rural Nº 84 “Libertad” del Departamento Tacuaras, Las Toscas

Día del Trabajador en una escuela de Entre Ríos



Este 1º de mayo, Día del Trabajador, lo festejamos trabajando. Junto con el Secretario de Acción Social de OSPRERA, Cro. Rubén Benítez, fuimos a la Escuela Rural Nº 84 “Libertad”, en el Departamento Tacuaras, Las Toscas, a entregar donaciones para los 20 alumnos que integran la matrícula escolar, y que forman parte de 40 humildes familias que viven de planes sociales y trabajos rurales. La precaria escuela consta sólo de dos aulas y una cocina; allí, se dictan clases de lunes a viernes y se sirve el desayuno y el almuerzo.
En un acto en el que estuvieron presentes la Directora, Prof. María Cáceres; la Supervisora de Comedores Escolares de La Paz, Sra. Viviana Olivera; y la Sra. Teresa Mzyk, llevamos gran cantidad de ropa de abrigo, calzado, juguetes, libros, utensilios de cocina, cotillón para festejar cumpleaños, útiles escolares y mochilas. Todos los elementos fueron donados por Teresa, Beatriz y la licenciada Alicia Stivelberg, Presidenta de la Filial Shalom B’Nai B’rith de Argentina.
La directora nos comentó que entre su hogar, en La Paz, y la escuela, situada a 80 km., no existe medio de transporte, por lo que debió aceptar el cargo con la condición de vivir en ese lugar inhóspito. Así, la Prof. Cáceres habita en medio de las agrestes praderas de matas y espinillos, plagadas de víboras yarará y de algunos románticos ‘bambis’”, y donde hasta hace poco tiempo los problemas se resolvían “a cuchillo”.
Quisimos visitar esta escuela y dar señales de hermandad y amparo social porque, aún desde la soledad y el aislamiento, promueve la cultura y la educación como eje del desarrollo nacional. Vimos cómo viven, en qué condiciones se dictan clases, y cuáles son las principales necesidades del alumnado. Fue así que decidimos ponernos a la búsqueda de una heladera y una alacena de cocina, para mejorar la calidad de vida en el colegio, y estamos trabajando para conseguirlo.
Cada 1º de mayo es una fiesta que se celebra en el mundo entero, consagrando la labor fecunda que honra a la humanidad y se traduce en progreso y bienestar para nuestros niños y sus familias. Nuestro Secretario General, Cro. Gerónimo Venegas, envió un saludo muy especial en el Día del Trabajador a todo el abnegado personal docente y trabajadores de escuelas rurales, así como a todos los esforzados trabajadores y trabajadoras rurales nucleados en nuestro gremio, UATRE, y en nuestra obra social, OSPRERA.

martes, 5 de mayo de 2009

La escuela como espacio juvenil

Eduardo Weiss es doctor en ciencias sociales de la Universidad Erlangen (Alemania), aunque desde hace 30 años está radicado en México. Su actual línea de investigación es la relación entre jóvenes y escuela, sobre la que no duda en decir que “la escuela es el lugar por excelencia para encontrarse con el otro”.
El investigador llegó a Rosario un día antes de que se conociera la noticia mundial de la fiebre porcina desatada en su país de residencia y en la misma jornada en que los adolescentes rosarinos festejaban el Día de la Chupina, un fenómeno que desconocía y del que, asegura, le llamó la atención ver “la ciudad tomada por los jóvenes”.
Invitado por la Universidad Nacional de San Martín (Unsam) / Fundación del Gran Rosario y el Instituto Rosarino de Investigaciones en Ciencias de la Educación (Irice-Conicet), llegó para dictar el Foro pedagógico “Encuentro entre jóvenes y escuela” a estudiantes universitarios y educadores, en la sede de la licenciatura de psicopedagogía que dicta este organismo.

—¿Es posible un encuentro entre los jóvenes y la escuela?
—El debate por el encuentro llega luego de unas investigaciones que hicimos con los jóvenes para conocer las razones que tienen para estar en la escuela. El motivo central que resultó es que todos quieren contar con el certificado de la secundaria. En algunos casos, dependiendo de la clase social que se trate, las razones también son las de superación económica o estudiar una carrera universitaria. Pero la segunda razón más importante que resultó de las entrevistas fue que van a la escuela porque encuentran novios, amigos, lo hacen para divertirse porque se aburren en la casa o en la calle no saben qué hacer. Entonces mostraron un nuevo motivo central: la escuela como espacio juvenil, es decir la escuela es para los chicos un espacio por excelencia para encontrase con el otro.

—¿Y la escuela visualiza ese motivo?
—Creo que nunca lo ha visualizado. Algunas instituciones, desde su diseño arquitectónico, permiten más esos espacios. Por ejemplo, en México hay escuelas preparatorias con jardines y bancos que se reconocen como lugar juvenil y les permiten quedarse allí. Pero también hay técnicas secundarias a las que asisten las clases populares que son puro cemento y los chicos, cuando termina la clase, son rápidamente corridos.

—En los centros urbanos es común que la escuela sea buscada por los chicos para socializarse, pero cuando no se ofrece como tal ¿qué les queda?
—En general, en América latina faltan espacios para los jóvenes. El único otro lugar (en las grandes ciudades) que se ha impuesto es ir a los shoppings, a las tiendas. Hoy está de moda ir a los centros comerciales.

—O quedar expuestos a los riesgos de reunirse en la calle...
—La escuela es entonces el lugar relativamente más seguro para los jóvenes en este sentido, más que la calle.

—Entonces ¿se debería abrir más como espacio juvenil?
—De eso no estoy tan convencido, porque la escuela a la vez no fue creada para eso y no está en su diseño institucional cumplir esa función. Si se piensa en un espacio juvenil organizado por adultos, no siento que la institución escolar sea el mejor. Podría imaginar otros lugares como los clubes, centros sociales, pero como esto no ocurre y no hay alternativas, entonces la escuela sería esa opción.

—¿Cómo miran los profesores las discusiones que se dan en el mundo juvenil en torno de la educación, los jóvenes y sus intereses?
—Lo que registran es el escape, que se les van y nos los pueden sostener. Discuten si hay que dar contenidos más cercanos a los jóvenes. En una investigación tuve a una estudiante de maestría de aspecto muy juvenil que se mezcló con un grupo de secundarios como observadora. Tuvimos así un acceso diferente a lo que hablan cuando están en grupos y vivimos que el mejor momento que encuentran es cuando están en la clase, sobre todo de lectura y redacción. Es cuando más discuten de todo, de una fiesta, de homosexualidad, de unos y otros. Los jóvenes van a buscar siempre intersticios como sea para encontrarse.

—¿Los jóvenes tienen voz dentro de la escuela?
—No he estudiado mucho este tema aún. Más bien la impresión que me queda es que viven como una doble vida: así como son capaces de escuchar música y hacer la tarea al mismo tiempo, son capaces de escuchar al profesor y hacer su vida juvenil al lado. Y esto para nada en una actitud retadora.

La crisis económica también pone en riesgo a la educación

DIARIO LA CAPITAL

La crisis económica mundial también toca a la educación. Según un informe de la Unesco el significativo descenso de la ayuda de los países en desarrollo a la educación pone en riesgo la meta de universalizar la escuela primaria. La preocupación no es para menos: todavía hay en el mundo 75 millones de niños sin escolarizar y muchos millones más abandonan la escuela sin haber finalizado sus estudios primarios. La tendencia indica que la meta fijada en el Foro de Dakar de universalizar la enseñanza primaria en 2015 no se logrará, porque para ese entonces habrá todavía 30 millones de niños sin escuela, como mínimo.

El informe en el que se basa la Unesco para hacer este llamado de atención es el elaborado por un equipo de expertos del Seguimiento de Educación para Todos, es decir que tiene la tarea de mirar de cerca cómo los países cumplen con las metas acordadas en el Foro Mundial de Dakar realizado en 2000.

Según el estudio, no sólo están en peligro los progresos hacia el objetivo de universalizar la enseñanza primaria que se ha asignado la comunidad internacional, sino que existe el riesgo de una inversión de tendencia.

De acuerdo con las últimas estadísticas —correspondientes al 2007— publicadas por el Comité de Asistencia para el Desarrollo (CAD) de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (Ocde), los compromisos de ayuda a la educación básica experimentaron un retroceso global: pasaron de 5.500 millones de dólares en 2006 a 4.300 millones en 2007, lo cual representa un porcentaje de disminución de un 22 por ciento aproximadamente.

Apoyo fundamental

"La ayuda a la educación básica ha sido fundamental para escolarizar a millones de niños, formar maestros, construir aulas y conseguir una serie de resultados palpables en el último decenio", declaró el director general de la Unesco, Koichiro Matsuura. "Su disminución pone en peligro esas realizaciones", agregó.

El descenso de la ayuda a la educación básica obedece principalmente a la fuerte disminución de los compromisos de ayuda bilateral entre 2006 y 2007. Esa disminución —señala el informe— se cifró, en términos reales, en un 31 %, cayendo por debajo de la suma de 3.000 millones de dólares en 2007. Cuestión que en el tiempo, podría representar una disminución de la ayuda a la educación de unos 1.100 millones de dólares, de aquí a 2010.

"No es hora de recortar la ayuda a la educación básica", estimó Kevin Watkins, director del Informes del Seguimiento de Educación para Todos, convocando a mantener la ayuda para beneficio de la escolarización de millones de niños.

© La Capital.com.ar - Todos los derechos reservados

¡ Las CINCO notas más vistas !!