jueves, 28 de octubre de 2010

Misión cumplida en la Escuela "Alfonsina Storni", de Piedras Grandes, Córdoba



Podemos decir "misión cumplida". Luego de una campaña iniciada por el Programa de Ayuda a la Comunidad Escolar Rural de OSPRERA (Obra Social para el Personal Rural y Estibadores), junto con prestigiosas instituciones, pudimos entregar donaciones a la Escuela "Alfonsina Storni", ubicada en un hermoso paisaje ubicado en Piedras Grandes, cerca de La Falda, Córdoba. En este establecimiento, que funcionó desde el año 1912 en distintas partes de la tierra de Comechingones, hasta 1955, cuando inauguró su actual sede, llegaron a haber 100 alumnos, cuando las canteras de la zona estaban en su pico máximo de actividad. En la actualidad alberga a apenas 6 niños desde nivel inicial hasta 6º grado, con un solo maestro a cargo que, a su vez, es el Director de la Escuela: el docente Luis Pagador. En la escuela los niños desayunan, almuerzan y se llevan una vianda a sus hogares para merendar a la tarde o media tarde.

El Sr. Pagador expresó que "esta es la primera vez, desde que asumí mi mandato, que se acerca alguien a traernos donaciones. Siempre nos hicieron promesas, pero nunca se habían cumplido, hasta ahora". Por tal motivo se sintió muy contento de poder dar respuesta a estos niños, que se encuentran prácticamente desnutridos y que tienen baja talla, amén de los problemas que traen las inclemencias del tiempo, con temperaturas muy rigurosas en el invierno. "Los chicos no tienen ropa, calzado ni útiles escolares para venir a la escuela. La mayoría de los padres de los alumnos que viven aquí son de muy escasos recursos; jornaleros de construcción en La Falda, o personas que apenas sobreviven gracias a planes sociales, sus cabritas y la recolección de yuyos (peperina y otras hierbas medicinales), tarea para la cual tienen que rastrear la tierra buscando las zonas que den las mejores hierbas", explicó. Antes de la crisis de los '90, vivían de la explotación de las canteras, pero tras el cierre de estas empresas quedaron sin trabajo.

Gracias a la colaboración de Fundación La Salle, Bicicletería Nodari, Agrupación "Esperando a un amigo", donantes particulares y la Obra Social para el Personal Rural y Estibadores (OSPRERA), la Dra. Bibiana Mónica Ruibal, coordinadora del PACER, pudo entregar diversos elementos que contribuirán a que esos niños y sus familias puedan subsistir, estudiar y, principalmente, creer en un mañana mejor.

No hay comentarios:

¡ Las CINCO notas más vistas !!